Hace fotos tocando y follando el coño de su esposa dormida

Su esposa está dormida y él hace fotos caseras mientras está tocando su coño, saca su polla y termina follando a la rubia. Ella abre las piernas para que le meta la verga hasta el fondo y se pueda correr.

Es la esposa ideal, esa que no le importa estar dormida para complacer a su marido. Él sabe la suerte que tiene y no quiere perder tiempo, por eso siempre se acerca para disfrutar tocando su coño. Pero como a cualquiera, también le se le pone la polla dura y termina follando a la rubia.

Es la garantía que ella tiene de que él no saldrá a la calle a buscar algo diferente, porque en casa y en su propia cama tiene todo lo que necesita. Un chocho donde meter la verga y ni siquiera tiene que pedir permiso. Asumo que ella también hará lo mismo cuando quiere follar.

No tiene que preguntar y se pone de una vez a hacer sexo oral hasta conseguir que tenga una erección y luego se monta a cabalgar. Sin importarle que él se tenga que levantar temprano al día siguiente para ir al trabajo o que este seco por tanto sexo con su secretaria.

Pero más allá de las historias que puedan surgir alrededor de cualquier galería de fotos caseras, es lo que estamos viendo. Eso no miente, al menos frente a nuestros ojos porque nuestro cerebro lo procesa de forma diferente para que creamos lo que es conveniente para nosotros.

Pero el punto es que nadie puede negar el morbo que produce esta escena de una zorra en un sueño profundo y la posibilidad de meterle la mano sin que ella abra los ojos. Que si lo hace, esta agradecida porque nosotros la tenemos muy dura y lo único que queremos es atravesarla de lado a lado.